Archivo de la etiqueta: Religión

Marciana Molina, profesora de religión: “Los alumnos se consideran marginados y cuesta mucho que vengan a clase”

Marciana Molina es profesora de Religión en el IES Jaime II de Alicante. Lleva catorce años en la enseñanza de la asignatura y se siente orgullosa de su profesión. Este nuevo curso, se enfrenta a los problemas que la aplicación de la LOE está generando en el desarrollo de su trabajo. En 1.º de Bachillerato, se ha relegado a la Religión a última hora y además a sus 12 alumnos les coincide con otra asignatura. Marciana Molina les pone ejercicios para casa y les recomienda seguir su blog sobre Pablo de Tarso.

Pregunta: ¿Cómo ha afectado la LOE a la asignatura de Religión?

Respuesta: Pues que como no se ha cumplido la normativa de Atención Educativa en perjuicio del alumnado de religión, estos se consideran marginados y cuesta mucho que vengan a clase. Entonces hemos adoptado la estrategia de ponerles trabajos y no tengo que venir todas las veces.

P: También ha habido problemas con respecto a la reducción de las horas de religión, ya que afecta al sueldo de los profesores…

R: Claro que afecta al sueldo, y además disminuye el número de profesores. Ahora el profesorado tiene mucho miedo.

P: Ahora sucede además que la asignatura de Religión no es evaluable…

R: No es evaluable, efectivamente. Nosotros le ponemos nota y aparece en el boletín. Lo que pasa es que no cuenta para nada. Y además, los alumnos que se esfuerzan, vienen a clase, están atentos en la asignatura y les gusta se preguntan por qué no la van a evaluar. Creo que al estar en la escuela tiene que ser evaluable. Todas las asignaturas son evaluables y en la asignatura de Religión se transmiten conocimientos teológicos, filosóficos, sociológicos, psicológicos y por tanto deberían ser evaluables.

P: El hecho de que los contenidos de Religión ya no sean evaluables, ¿crees que se debe a una iniciativa para desincentivar la asignatura?

R: Desde luego, lo han hecho para desincentivarla y para ir eliminándola poco a poco. Aunque existe el Concordato con la Santa Sede y legalmente no pueden eliminarla, están poniendo trabas para que caiga por su propio peso. Por ejemplo, en Bachiller, como no recibe el mismo trato que Atención Educativa, el alumno deja de matricularse en religión.

P: ¿Por qué crees importante que los padres matriculen a sus hijos en religión?

R: Creo que es importantísimo eso que dice la Constitución de que el alumno reciba una educación integral y en una educación integral se encuentra la dimensión espiritual del ser humano. Por otro lado, es importante que en un mundo tan plural como en el que vivimos, en el que hay tanta mezcla de religiones, el alumno conozca el pensamiento budista, la tradición islámica como el pensamiento cristiano. No podemos educar a personas aisladas. Deben saber lo que hay y conocerlo para luego poder relacionarse.

P: Entonces, ¿crees que es necesario el conocimiento de otras culturas y religiones?

R: Sí, por supuesto, todo nuestro conocimiento es humanístico. La religión cristiana que damos en la escuela es de contenido humanístico. Eso para mí es progreso, es lo que hace avanzar a la sociedad. Es cierto que ha habido periodos más fundamentalistas, en los que se ha llevado la religión de una manera muy estricta. Pero el pensamiento humanista, que mana del Evangelio, es universal y es lo que hace avanzar a la sociedad. Los tiempos van cambiando y habría que cambiar las formas de presentarlo.

P: ¿En qué afecta a los alumnos los contenidos de la asignatura de Religión?

R: Mirando lo que es el día a día de la asignatura, el concepto de autoestima de los alumnos que vienen conmigo a clase es imprescindible para que les vaya bien en las demás asignaturas.

P: No sería una asignatura centrada sólo en lo teórico, sino en la vida personal de los alumnos…

R: Por supuesto, afecta a todo. El alumno que viene a la asignatura de religión tiene que ser el que más se esfuerce, el que más atento esté en clase, el que mejor asimile los conocimientos y el que ponga todos sus talentos a funcionar. Lo que aprendan en clase de religión lo usarán durante toda su vida, en cuanto empiecen su relación de pareja, quieran formar una familia o se pongan a vivir juntos con alguien.

P: ¿No crees que eso les correspondería a los padres?

R: Sí, no cabe duda que los padres forman parte de la educación de los hijos, pero también necesitan tener contacto con su profesor. No sólo para que lo conozcan a nivel social, sino para que el alumno vea para que lo que sus padres dicen o su profesor dice está escrito en los libros y que está escrito por personas que tienen un nivel intelectual alto. Los padres les dicen a sus hijos cómo tienen que hacer buenas acciones y los profesores lo reforzamos de manera intelectual.

P: ¿Has encontrado algún tipo de desacuerdo con los padres acerca de los contenidos que transmites?

R: Yo hasta ahora no he tenido ese problema nunca. Quizás si tocásemos una religión muy fundamentalista, tal vez sí se entraría en conflicto. Pero si te atienes al Evangelio, no tiene por qué haber problemas. También tengo que decir que el profesorado debe estar bien formado. La Conferencia Episcopal ha hecho esfuerzos muy grandes. Pero todavía hay profesorado que no tiene la titulación adecuada. Y en esto hay que avanzar.

P: ¿Cómo ven los demás profesores del instituto que impartas clases de religión?

R: Hay algunos que no están de acuerdo en que la religión esté en la escuela. Pero al final me acaban diciendo que lo que no les gusta es que la institución religiosa dirija la asignatura. Ahora bien, en los conceptos que se imparten en Religión sí que están de acuerdo. Y los que ya tienen un poco de madurez piensan que es necesario.

P: ¿Preferirías que fuera una asignatura aconfesional?

R: No, no que fuera una asignatura aconfesional, sino que sea una asignatura como todas, que tenga la misma categoría, en el aspecto legal, académico e intelectual. La Conferencia Episcopal puede ocuparse del contenido que se da, o de la formación del profesorado, pero una vez que eso ya está arreglado, la Iglesia debe tener la confianza de que ese profesor está bien formado. De hecho, habrá que avanzar en este terreno. Los profesores de la asignatura deben salir de las faldas de los obispos. El laico debe ser respetado por sus conocimientos y su formación. Así funcionaría mejor la asignatura y la gente de la calle lo aceptaría de una forma muy natural.

P: ¿Cómo verías que se impartiese una asignatura común, como recogía la LOCE, que se llamase “Sociedad, cultura y religión”?

R: Está bien, lo que pasa es que se dispersaría el alumnado. La Religión católica perdería muchísimos alumnos al ser una optativa. Otro problema es que la religión musulmana va consiguiendo mucho campo y hay institutos donde la religión católica prácticamente se ha sustituido por la musulmana. La religión nuestra es optativa; la de los musulmanes también. Lo que pasa es que los padres musulmanes obligan a sus hijos a que estudien religión y los católicos no. No se hasta qué punto esa mezcla de religiones con las que el Gobierno ha pactado es buena. Por un lado, es una cosa que debe estar, siempre que nos haga avanzar. Pero si se enseña que mujeres y hombres no son iguales, yo no lo quiero.

P: ¿Crees que chocan los contenidos de Educación para la Ciudadanía con los de Religión?

R: Depende de cómo se enfoque y del profesor que lo dé. Por ejemplo, la igualdad entre el hombre y la mujer. En la religión católica teóricamente está superado, pero en la práctica no es así. O en el tema de la homosexualidad, puede que haya problemas, pues la religión tiene un concepto diferente. En las familias, se ve que no hay un único modelo de familia y que la sociedad se va imponiendo.

P: ¿Verías adecuado que EpC incidiera en aspectos más informativos que de índole moral?

R: Considero muy importante que la gente conozca la Constitución y los Derechos Humanos. Lo que pasa es que no se ha consensuado. Además, ha tapado los problemas de la asignatura de Religión. Nos sentimos abandonados. Incluso en las manifestaciones que hemos hecho por la asignatura de religión nos han mezclado con grupos cristianos que llevaban otras reivindicaciones. Entonces ahí nos hemos quedado perdidos, invisibles.

5 comentarios

Archivado bajo Religión

Más allá de la ESO

Parece que todos están de acuerdo en que toca reducir las cifras del fracaso escolar, aunque el análisis de las causas es distinto y el Ministerio de Educación prefiere denominarlo “abandono escolar”. En el Estudio Económico de España 2008, que ha confeccionado la OCDE, se vincula la situación socioeconómica de los españoles con el sistema educativo, y en particular, con el alto índice de jóvenes con una escasa educación en el mercado laboral. Casi al mismo tiempo que se publicaba el informe, la Ministra de Educación, Mercedes Cabrera, se reunía con los responsables de Educación de las comunidades autónomas para tratar sobre el fracaso escolar. Pretenden que alrededor de 500.000 jóvenes más hagan estudios no obligatorios antes de 2012. Con ese objetivo, el Ministerio aportará 121 millones de euros para el año 2009, aunque todavía se desconoce cuánto pagarán las comunidades autónomas.

¿Y qué va a hacer el Ministerio de Educación para reducir el fracaso escolar? Pues como la Ministra Cabrera piensa que lo importante es que cada vez más alumnos consigan superar la secundaria, se propone aumentar las plazas de los Programas de Cualificación Profesional Inicial, o sea, intentará reinsertar en el sistema educativo a más número de personas que no obtuvieron el título de la ESO. También impulsará los programas de refuerzo y promoverá los servicios de orientación ya existentes en los institutos. Incluso se impartirán cursos de formación a los profesores sobre cómo aprovechar el “potencial” de los alumnos. Además quiere fomentar las reuniones entre padres de alumnos y profesores y crear “escuelas de padres” en las que los padres puedan intercambiar experiencias y aprender técnicas que les ayuden a educar a sus hijos.

Por su parte, el portavoz de Educación del Grupo Popular en el Congreso, Juan Antonio Gómez Trinidad, ha criticado que la Ministra de Educación alargara la escolarización y piensa que hay que aplicar medidas para resolver directamente el fracaso escolar. Además ha pedido que se haga un diagnóstico nacional del problema.

Todo esto viene a cuento de que España posee un 31% de fracaso escolar y la media europea está en un 14%. Pero la OCDE ha vuelto a advertir del bajo nivel de lectura, de ciencias y de matemáticas. Para el organismo, la solución es conseguir que menos alumnos repitan curso, ya que en España más del 40% de los chavales de 15 años lo han hecho alguna vez. Y la repetición, según la OCDE, acaba fomentando el abandono. Los que no abandonan, por mucho que repitan, son los responsables políticos, que de una u otra forma tendrán que abordar esta cuestión si quieren aprobar la asignatura.

****

TABLÓN DE ANUNCIOS

Si no hay ningún imprevisto, La asignatura pendiente publicará una entrevista el próximo martes con Marciana Molina López, Profesora de Religión Católica del IES Jaime II de Alicante.

1 comentario

Archivado bajo Fracaso escolar

A vueltas con la religión

Este año ningún alumno suspenderá Religión. Y no porque sea una maría, sino porque desde que empezó a aplicarse la LOE ya no es evaluable y debe impartirse fuera de horas. Pero de lo que no cabe duda es de que el Gobierno de Zapatero se ha ganado un cate muy gordo en esta materia. Y no tanto porque diga defender una educación secular, que al cabo es la funciona en los países avanzados, sino por su modo de entender la ingeniería social, que los profesores han sentido en carne viva. En diversas ciudades de Andalucía han protestado contra la exclusión laboral a la que se están viendo sometidos: reducción de la jornada laboral, recorte de salarios y clases fuera del horario lectivo.

Ya que el Gobierno no ha podido saltarse la Constitución ni los acuerdos con la Santa Sede, en lo que se refiere al derecho de los padres a que sus hijos reciban enseñanza religiosa en los centros públicos, no queda otra que boicotear la asignatura. Y así a nadie le resulta raro que algún que otro colegio reestructure la distribución de los alumnos en las aulas invitando a algunos de los matriculados en religión a que se inscriban en una alternativa. Al fin y al cabo, ¿no es como si la Religión no existiera?

Los gobiernos socialistas siempre han tenido un problema con la asignatura de Religión. Primero la LOGSE consiguió que se facilitara una asignatura alternativa para los padres que quisieran una educación laica para sus hijos. Luego, cuando bajo el segundo gobierno de José María Aznar se aprobó la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE) –ley que nunca llegó aplicarse-, el dilema con la Iglesia parecía ya resuelto al instituirse una asignatura llamada “Sociedad, cultura y religión”, de carácter obligatorio, que podría estudiarse por vía confesional o aconfesional. Cuando Zapatero llega al poder, se paraliza la LOCE por Real Decreto y en 2006 el Parlamento aprueba la LOE. La asignatura de Religión vive desde entonces tiempos difíciles. O bueno, quizás sólo hasta que el próximo gobierno de turno invente una nueva fórmula que sus sucesores deroguen.

6 comentarios

Archivado bajo Religión